La Superbowl y las redes sociales

Estos dias vemos los efectos del “Apagón” en el Superdom en Nueva Orleans, donde el estadio, se quedó sin luz nada más comenzar el tercer tiempo. Es el evento televisivo más seguido en EE UU, y las redes sociales, de nuevo actuan en tiempo record.

En esta ocasion, había que actuar rápido, y la primera en reaccionar fue la conocido empresa de galletas Oreo. Con un simple anuncio colgado en Twitter, esta se convirtió en la sensación de la noche. Se trata de una simple foto tomada de una simple galletilla rellena iluminada entre la sombra y con un simple mensaje a los pies: “aún puedes mojarme en la oscuridad”.

Obtuvo cerca de 14.000 retweets en pocos minutos. Y con el apagón quedó en evidencia, una vez más, la amenaza del momento que viven los smartphones, y sus efectos instantáneo para los medios tradicionales.

Oreo

Oreo también se anunció durante el evento emitido por la CBS antes de que se fuera la luz, con una publicidad que invitaba a la audiencia a ir a su cuenta en Instagram para votar si prefieren la galleta o la crema de su icónico sandwich de chocolate. Así que doble jugada para la marca de galletas de la antigua Kraft Foods, porque no solo está siendo uno de los más comentados y mejor valorados en el día después, además hizo de puente entre la televisión y la red. Un dato de esta vinculación creciente entre la pantalla e Internet. Hace dos años solo un anuncio tenía hashtag. En esta edición, la mitad.

Echando las cuentas, un anuncio de un minuto en esta final de la NFL (Liga de Fútbol Americano) se pagó a cerca de ocho millones de dólares de media, un 27% más caro que hace dos años. Eso equivale a 4.444 dólares por un fotograma casi imposible de ver cuando se saca del conjunto, ó a 133.333 dólares por un solo segundo. Los anunciantes invierten por eso mucho tiempo y recursos para llegar a la audiencia. A Oreo, sin embargo, el marketing en tiempo real gracias al apagón le salió mucho más rentable y eso va a exprimir esta mañana las cabezas de los cretivos en Madison Avenue.

No fue la única en mover ficha. También reaccionaron de inmediato PepsiCo, Samsung, Audi y Walgreens, que también se gastaron una millonada en sus espacios en la Superbowl que pasará a la historia como la del apagón.

SHARE THIS