Google Hotel Finder avanza con fuerza

Para analizar la irrupción de Google en el turismo, como gran comercializadora del presente y el futuro, es importante remarcar la relación entre el negocio del turismo y las nuevas tecnologías, el social media y las redes sociales.

Asegurar que, en el ámbito del comercio electrónico, el turismo lleva ventaja al resto de los sectores, no está falto de fundamento.

Es una realidad que la irrupción que los nuevos modelos en el mercado de la intermediación tradicional de la industria turística, pueden afectar al universo de clientes, pero también es cierto que existe todo un terreno por explorar alrededor de la fusión entre el mundo on-line y el mundo off-line, que permitirá a unos ofrecer un valor que ahora no dan, y a otros reinventar sus modelos operativos y sus estrategias de difusión.

finder2

Las empresas tradicionales tienen, o deberían tener, lo que sin duda hoy  es la clave del éxito: la información del cliente. Todas las empresas, sean del sector que sean, son conscientes de ello, y todas tienen en mente estrategias para mejorar su vinculación con él.

La información de un cliente se basa en el histórico de comportamiento: primero se recoge la información, después se almacena, se analiza y finalmente se obtiene conocimiento de las áreas de interés.

Ese es el motivo por el que muchas aplicaciones de la Web 2.0 y las redes sociales, como Google, Facebook, FourSquare, Pinterest, Instagram, y otros muchos, regalan el acceso a todo un ecosistema de aplicaciones. Sólo hay una condición, que les permitamos hacer estas tres cosas: recoger, almacenar y analizar el uso que hacemos de ella.

Si lo más duro son siempre los comienzos, para que el modelo funcione, la cantidad de información que se debe recoger es importante.

Nuestra industria turística es pionera en el mundo y dispone de millones de datos de los clientes, datos que parecen obvios, y que dejan de serlo cuando los relacionamos,  para transformarlo en valor: el conocimiento.

La industria tradicional (nuestra potente industria turística, la primera industria de nuestro país) debe plantearse, tal y como hacen estos “otros” grandes del online, empezar a obtener valor de los datos diseminados a lo largo y ancho de sus sistemas de información y, sinceramente, espero que comencemos a verlo muy pronto.